La Puerta Negra

Un jefe árabe cuenta la historia de un espía que fue capturado y sentenciado a muerte por el general del ejército Persa. El general usaba un extraño y salvaje método de condena. Dejaba que el condenado escogiese: podría pasar por una puerta negra o podría enfrentar el pelotón de fusilamiento. Con la aproximación de la hora de sentencia, el general ordenó que el espía fuese traído delante de él para un última y breve entrevista, cuyo primer propósito era saber la respuesta a la pregunta:

-”Y que quiere: ¿La puerta negra o el escuadrón de fusilamiento?”

Leer más

La olla de barro

Era un lechero acaudalado y que contaba con varios trabajadores en su lechería. Llamó a uno de ellos, Ashok, y le entregó una olla llena de mantequilla para que la llevase a un cliente de un pueblo cercano. A cambio le prometió algunas rupias extras. Ashok, muy contento, colocó la olla sobre su cabeza y se puso en marcha, en tanto se decía para sí:

– Voy a ganar dos rupias. ¡Qué bien! Con ellas compraré gallinas, éstas pronto se multiplicarán y llegaré a tener nada menos que diez mil. Luego las venderé y compraré cabras. Se reproducirán, venderé parte de ellas y compraré una granja.

Leer más

Maneras de decir las cosas

Una sabia y conocida anécdota árabe dice que, en cierta ocasión, un sultán soñó que había perdido todos los dientes. Apenas despertó, mandó llamar a un adivino para que interpretase su sueño.

– ¡Qué desgracia, señor! Exclamó el adivino. Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de vuestra majestad.

– Pero qué insolente – gritó el sultán, enfurecido. ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí!

Llamó a los guardias y ordenó que le dieran cien chicotazos. Mandó que trajeran otro adivino y le contó sobre el sueño. Éste, tras escuchar al sultán con atención, le dijo:

Leer más

No juzguemos

Un médico entro en el hospital con prisa después de ser llamado a una cirugía de emergencia. Respondió a la llamada, lo más rápido posible, se cambió de ropa y fue directamente para la sala de cirugía. El médico encontró al padre del niño yendo y viniendo en la sala de espera. Después de verlo, el padre grito:

“¿Por qué tardó todo ese tiempo para venir, no sabe que la vida de mi hijo está en peligro…usted no tiene sentido de la responsabilidad?”

El médico sonrió y le responde:

Leer más

Sin percepción correcta no hay juicio correcto

Un jinete vio que un escorpión venenoso se introducía por la garganta de un hombre que dormía tumbado en el camino. El jinete bajó de su cabalgadura y con el látigo despertó al hombre dormido a la vez que le obligaba a comer unos excrementos que había en el suelo.

Mientras, el hombre chillaba de dolor y asco:

-¿Por qué me haces esto? ¿Qué te he hecho yo?.

El jinete continuaba azotándolo y obligándole a comer los excrementos. Instantes después, aquel hombre vomitó arrojando el contenido del estómago con el escorpión incluido. Comprendiendo lo ocurrido, agradeció al jinete el haberle salvado la vida, y después de besarle la mano insistió en entregarle una humilde sortija como muestra de gratitud.

Leer más

La última plegaria de Gandhi

Ya te sientes fatigado o no ¡oh hombre!, no descanses; no ceses en tu lucha solitaria, sigue adelante y no descanses.

Caminarás por senderos confusos y enmarañados y solo salvarás unas cuantas vidas tristes. ¡Oh hombre!, no pierdas la fe, no descanses.

Tu propia vida se agotará y anulará, y habrá crecientes peligros en la jornada. ¡Oh hombre! soportas todas esas cargas, no descanses.

Salta sobre tus dificultades aunque sean más altas que montañas, y aunque más allá solo haya campos secos y desnudos. ¡Oh hombre!, no descanses hasta llegar a esos campos.

Leer más

Lo primero es lo primero

Un agricultor contrajo una enfermedad en los ojos y decidió ir al médico. No obstante, el precio de la consulta le pareció muy alto y resolvió ir al veterinario que, meses antes, le había cobrado una pequeña cantidad por curar a su burro. El veterinario le aplicó en los ojos el mismo emplasto que utilizaba con las caballerías y aquel hombre quedó ciego. Maldiciendo su suerte, el agricultor presentó su caso ante el juez reclamando justicia.

-Señoría, este hombre me ha dejado ciego. Utilizó conmigo una medicina ponzoñosa que en vez de curarme me ha perjudicado aún más.

Leer más

Siempre querer más

Había una vez un pobre mendigo que se había acostumbrado a mal vivir con lo poco que le daban. Aunque no era viejo y estaba sano, no aceptaba ningún trabajo que le ofrecían y así iba de un lado para otro sobreviviendo como podía. Un día se encontró con un amigo de la infancia y ambos se pusieron a recordar viejos tiempos.

-¿A ti qué tal te ha ido? -le preguntó el amigo al mendigo.

-Muy mal -respondió-, ya ves, he tenido muy mala suerte y mi situación es lastimosa.

-Pues, mira -repuso el amigo-, yo he descubierto que tengo poderes sobrenaturales y creo que puedo ayudarte.

Leer más

Parábola del águila

Hubo una vez un hombre que, mientras caminaba por el bosque, encontró un águila, la llevó para su casa y la colocó en su gallinero, donde ella después aprendió a alimentarse y a comportarse como las gallinas. Un día, una persona que pasaba por allí le preguntó:

– ¿Por qué un águila, la reina de los pájaros, debería ser condenada a vivir en el gallinero como las gallinas?

– Después que le di comida de gallina y la eduqué para ser una gallina, ella nunca aprendió a volar. Replicó el dueño. Si ella se comporta como una gallina, no es más un águila.

Leer más

Las nueve preguntas de un sabio

Tales de Mileto, filósofo griego, el más antiguo de los Siete Sabios de Grecia (640 a 550 d.C.), durante parte de su vida fue un buen comerciante. Después de enriquecerse, se retiró de los negocios y pudo dedicarse a los estudios, adquiriendo muchos conocimientos a través de viajes. Aprendió Geometría con sacerdotes egipcios, previó el primer eclipse solar en el año 500 a.C. y determinó la duración del año. Aun en vida, fue considerado el padre de la Astronomía, de la Geometría y de la Aritmética. En cierta ocasión, fue preguntado sobre 9 preguntas. He aquí, seguidas la respuesta de Tales:

Leer más