Cuando sufrieres

¡Cuando sufrieres, medita en el indefinible poder de renovación que se engendra en los vencidos!…

Los gritos burlones con que festejaban los triunfos los déspotas de la antigüedad, han desaparecido; ellos tomaron el camino piadoso de la muerte y el de las cenizas que apagaron su ingrata memoria; pero la justicia tomó las lágrimas de cuantos cayeron bajo sus carros de guerra sangrientos para esculpir con ellas las leyes que, ennoblecen a la humanidad.

Los sarcasmos de los que traficaban con la vida de sus semejantes fueron sepultados en la estrechez de los sepulcros; pero el llanto de los esclavos, provocado por el látigo implacable del cautiverio, clarificó la visión de las naciones conscientes para que pudieran contemplar la luz inextinguible de la libertad.

Seguir leyendo “Cuando sufrieres”

Vida y Valores (En torno al aborto)

La sociedad terrestre, de vez en cuando, es sacudida por movimientos variados en torno a ideas, de ideologías, de concepciones. Concepciones esas que nacen en el campo de la política, de las creencias religiosas, de los deportes, de la vida social de manera general. Ciertamente que, en estos tiempos que estamos viviendo en el mundo, hay una pelea que varios países ya enfrentaron. Algunos consiguieron abolir, otros consiguieron incrementar, que es la cuestión del aborto. Ahora estamos también, en nuestro país, con esa cuestión del aborto. Hay personas en contra, hay personas a favor. Pero lo importante es saber que, en ningún momento, nosotros seremos felices por practicar el aborto o abortamiento, ya que el aborto es el producto del abortamiento, es lo que se quita a la mujer después de la muerte cruel en el acto del abortamiento. Ahora, cada vez que pensamos en la tesis levantada por partidos políticos, por lideranzas sociales, por individuos, por asociaciones, parece que nosotros estamos lidiando en un mundo de raíces eminentemente materialistas. Y, algunas veces, un materialismo cruel, un materialismo salvaje.

Seguir leyendo “Vida y Valores (En torno al aborto)”

Más esfuerzos, más tolerancia

Cuando las multitudes embrutecidas por la ignorancia sienten la fiebre del progreso, en su delirio exclaman: Cuando los pueblos sean libres no tendremos sacerdotes, no tendremos poderes de ninguna especie a los cuales obedecer; viviremos entregados a nosotros mismos, la igualdad absoluta reinará en todas las clases sociales; no habrá pobres ni ricos, todos seremos iguales. Estas y otras palabras parecidas pronuncian casi siempre los agitadores de todas las épocas, siendo entre los ignorantes la cizaña que crece ufana en los sembrados de la vida; y como las religiones en su mayoría han dominado a las masas populares, cuando estas quieren sacudir el yugo, lo primero que dicen es: ¡No queremos sacerdotes! Nosotros al escuchar estas exclamaciones, nos sonreímos con lástima y no podemos menos decir: ¡Cuan equivocados estáis! no queréis sacerdotes y los habréis de tener, porque el desnivel eterno del progreso de los espíritus subsistirá siempre, porque mañana como hoy habrá pequeñitos de inteligencia y grandes en sabiduría. No todos los sacerdotes dejan de cumplir con su deber, y los buenos sacerdotes son necesarios en todas las edades.

Seguir leyendo “Más esfuerzos, más tolerancia”

La psicología de la oración

Se convenció a lo largo del tiempo, que la oración es un recurso emocional y psíquico para rogar y recibir beneficios de la Divinidad, transformándola en instrumentos de ambición personal realmente distante de su alto significado psicológico. La oración es un precioso recurso que permite la adquisición de la autoconsciencia, de la reflexión, del examen de los valores emocionales y espirituales respecto a la criatura humana. Siendo dedicado campo de vibraciones especiales, facilita la sintonía con las fuerzas vivas del universo, constituyéndose vehículo de excelente calidad para la vinculación de la criatura con su Creador.

Todos los seres transitan vibratoriamente en franjas especiales que corresponden a su nivel evolutivo, a la etapa intelecto-moral, a las aspiraciones y actos, en los cuales se alimentan y construyen la existencia. La oración es el mecanismo sublime que permite el cambio de onda para campos más sensibles y elevados del cosmos.

Seguir leyendo “La psicología de la oración”

El Estratega Celestial

Planificación estratégica es un concepto común, en el ámbito de la administración, que significa el acto de pensar y hacer planes de una manera estratégica.

Ayuda en la definición de objetivos. Significa también utilizar los recursos disponibles de forma eficiente, aumentando la productividad de un individuo o una empresa.

Planificación de los recursos humanos. Planificación financiera. Todo reviste gran importancia para que cualquier emprendimiento alcance el éxito deseado. Por esta razón, al definir su venida a la Tierra, el Maestro Jesús elaboró una planificación que incluyó milenios, mensajeros de variado orden y servidores más cercanos.

Estableciendo que vendría para Su rebaño, alentó la esperanza de miles de Espíritus exiliados de un sistema solar distante, que llegaron al planeta azul, cuando todavía estaba en su fase de mundo primitivo.

Seguir leyendo “El Estratega Celestial”

Tragedias 

Multitudes regresan a la Espiritualidad, diariamente, envueltas en circunstancias trágicas: incendios, derrumbes, terremotos, ahogamientos, accidentes aéreos y automovilísticos…

“¿Por qué?” – preguntan, angustiados los familiares.

La Doctrina Espirita demuestra que tales ocurrencias están asociadas a experiencias evolutivas. No es raro, que representan el rescate de deudas karmicas contraídas con el ejercicio de la violencia en el pasado.

Todos “dudamos” cuando nos vemos con muertes así involucrando a nuestros seres queridos. Muchos, desorientados, se sumergen en crisis de desespero y rebeldía, reacción comprensible ante el impacto inesperado. Solamente el tiempo, fluyendo incesantemente, en el pasar de los días, amenizará sus angustias, sugiriendo un retorno a la normalidad.   

La vida continúa…

Seguir leyendo “Tragedias ”

Contra la insensatez

¿Sois vosotros tan insensatos que, habiendo comenzado por el Espíritu, acabéis ahora por la carne?” — Pablo. (Gálatas, 3:3.)

Uno de los mayores desastres en el camino de los discípulos es la falsa comprensión con que inician el esfuerzo en la región superior, marchando en sentido inverso hacia los círculos de la inferioridad. Dan, así, la idea de hombres que partiesen a la procura de oro, contentándose, enseguida, con el lodo del charco. Semejantes fracasos se hacen comunes, en los distintos sectores del pensamiento religioso.

Observamos enfermos que se dirigen a la espiritualidad elevada, alimentando nobles impulsos y tomados de preciosas intenciones; conseguida la cura, revelan, todavía, la mejor manera de aplicar las ventajas obtenidas en la adquisición del dinero fácil.

Seguir leyendo “Contra la insensatez”

Vida y valores (Inmortalidad y responsabilidad)

Todos nosotros somos seres inmortales. Usted ya debe haber oído hablar que todos nosotros somos seres inmortales. Todos los religiosos admiten que somos inmortales, dotados de esa característica que hace con que la muerte no tenga poder de aniquilarnos.

Cuando hablamos de la muerte, es la muerte del cuerpo, nunca la muerte del alma. El espíritu es plenamente inmortal. Podemos decir que heredamos de la Divinidad, que es eterna, esa característica de ser inmortales. Somos inmortales, porque una vez aparecidos en el plano Divino, una vez salidos en la tela cósmica del amor de Dios, nada nos podrá borrar. Somos pasibles de la eternidad, viviremos para siempre, porque Dios que nos creó, nos creó para que seamos prefectos, a lo largo de los milenios de evolución.

Seguir leyendo “Vida y valores (Inmortalidad y responsabilidad)”

Los buenos espiritistas

4. El Espiritismo bien comprendido, pero, sobre todo, bien sentido, conduce forzosamente a los resultados expresados más arriba, que caracterizan al verdadero espiritista como al verdadero cristiano, siendo los dos una misma cosa. El espiritismo no viene a crear una moral nueva; facilita a los hombres la inteligencia y la práctica de la de Cristo, dando una fe sólida e ilustrada a los que dudan o vacilan. Pero muchos de los que creen en las manifestaciones no comprenden ni sus consecuencias, ni su objeto moral; o, si los comprenden, no se las aplican a sí mismos. ¿En qué consiste esto? ¿es un defecto de precisión de la doctrina? No, porque no contiene ni alegorías ni figuras que puedan dar lugar a falsas interpretaciones; su esencia es la misma caridad, y esto es lo que constituye su fuerza, porque se dirige a la inteligencia. Nada tiene de misterioso, y sus iniciados no están en posesión de ningún secreto oculto para el vulgo.

Para comprenderla, ¿es preciso una inteligencia privilegiada? No, porque se ven hombres de una capacidad notoria que no la comprenden, mientras que las inteligencias vulgares, y aun de jóvenes apenas salidos de la adolescencia, comprenden sus matices más delicados con admirable precisión. Esto depende de que la parte de algún modo “material” de la ciencia, sólo requiere vista para observar, mientras que la parte “esencial” requiere cierto grado de sensibilidad que se puede llamar la “madurez del sentido moral”, madurez independiente de la edad y del grado de instrucción, porque es inherente al desarrollo, en un sentido especial, del espíritu encarnado.

Seguir leyendo “Los buenos espiritistas”

Memoria de una mujer

Nunca olvidaré el tiempo que viví en mi pequeño cuartito, ¡allí todo era luz! Luz penetraba por la hermosa ventana, luminosas parecían las paredes porque eran más blancas que la nieve, y luz irradiaba la humilde familia a la cual me reuní. Admirando sus virtudes aprendí a respetar a la clase obrera, porque como yo, en medio de mi modesta medianía, en mi juventud no me traté con la gente del pueblo, no podía comprender lo que valían los hijos del trabajo. Y después, como la clase pobre no es la que proporciona ocupación, cuando me tuve que ganar el pan con el sudor de mi frente estaba en contacto con personas ricas y siempre vivía con familias pobres, pero distinguidas, que guardaban todos los miramientos sociales y que no salían a la calle las mujeres sin su mantilla y los niños sin su sombrero. Así es que desconocía por completo lo que era la gente del pueblo, pues sólo había tratado con una anciana fosforera muy poco tiempo, a la cual debí respetuoso cariño.

Seguir leyendo “Memoria de una mujer”

El retraso del desligamiento

Muerte física y desencarne no ocurren simultáneamente. El individuo muere cuando el corazón deja de funcionar. El Espíritu desencarna cuando se completa el desligamiento, lo que demanda algunas horas o algunos días.

Básicamente el Espíritu permanece unido al cuerpo mientras son muy fuertes en él las impresiones de la existencia física.

Individuos materialistas, que hacen de la jornada humana un fin en sí, que no reflexionan de objetivos superiores, que cultivan vicios y pasiones, quedan retenidos por más tiempo, hasta que la impregnación fluídica animalizada de que se revisten sea reducida a niveles compatibles con el desligamiento.

Seguir leyendo “El retraso del desligamiento”

Navegación de entradas

1 2 3 4 471 472 473
Volver arriba