Influencia del organismo

367 El espíritu, uniéndose al cuerpo, ¿se identifica con la materia?

«La materia no es más que la envoltura del espíritu, como el vestido lo es del cuerpo. El espíritu, uniéndose al cuerpo, conserva los atributos de la naturaleza espiritual.»

368 Después de su misión con el cuerpo, ¿el espíritu ejerce con toda su libertad sus facultades?

«La existencia de las facultades depende de los órganos que le sirven de instrumento, y están debilitadas por la rudeza de la materia.»

Leer másInfluencia del organismo

A la Reina en el bosque

Imagen bella del pudor divino:
flor delicada, misteriosa y pura;
solo una vez te he visto en mi camino
y jamás he olvidado tu hermosura.

Hoy te vuelvo a encontrar, y entusiasmada…
te proclamo la reina de las flores,
más dulce en tu corola perfumada
que la ilusión feliz de los amores.

Tú cuando nace el esplendente día
al recibir el matinal rocío,
te inclinas triste, marchitada y fría;
¡misterio extraño que saber ansío!

Leer másA la Reina en el bosque

Facultades morales e intelectuales

361 ¿De dónde vienen al hombre las buenas o malas cualidades morales?

«Son las del espíritu que en él está encarnado. Mientras más puro es, más dado al bien es el hombre.»

– ¿Parece que resulta de esto que el hombre de bien es la encarnación de un espíritu bueno, y la de uno malo el hombre vicioso?

«Sí; pero di mejor un espíritu imperfecto, pues de otro modo podría creerse en espíritus que son siempre malos, a los que vosotros llamáis demonios.»

Leer másFacultades morales e intelectuales

Miedo de la muerte

Entienda el proceso de desencarnación

Es común oír alguien decir que tiene miedo de la muerte. Desde tiempos remotos hasta los días actuales, el miedo a la muerte es aún rotulado como el origen y la evolución de todos los demás miedos. Según la Doctrina Espirita, esta es una energía que escogemos y usamos en nuestras realidades, como una energía poderosa, una reacción emocional y mental delante de lo desconocido, de la inseguridad ante el futuro.

La Doctrina esclarece aunque la desencarnación es la transferencia de un plano a otro, el retorno para la verdadera vida que proporciona la continuidad de la evolución moral e intelectual que todos precisamos alcanzar.

Leer másMiedo de la muerte

Equipado

“Estando destinado el hombre para progresar, los males a que está expuesto son un estímulo para el ejercicio de su inteligencia, de sus facultades físicas y morales, invitándole a la investigación de los medios de sustraerse a ellos. Si nada tuviera que temer, ninguna necesidad le induciría a la investigación de lo mejor; se adormecería su espíritu en la ociosidad: nada inventaría, nada descubriría. El dolor es el aguijón que impulsa y obliga al hombre a marchar en la vía del progreso.

LA GENESIS – Capítulo 3º – ítem 5.

En las actividades diarias ocultas, en una discreta y aparente tranquilidad, el volcán voraz que estremece y arde interiormente, aniquilándote con lento y seguro vigor.

Leer másEquipado

Unión del alma y del cuerpo

344 ¿En qué momento se une el alma al cuerpo?

«La unión empieza en la concepción; pero no es completa hasta el momento del nacimiento. Desde el instante de la concepción, el espíritu designado para habitar en un cuerpo determinado se une a él por un lazo fluídico, que se va estrechando poco a poco, hasta que el niño sale a luz. El grito que lanza entonces anuncia que pertenece al número de los vivientes y servidores de Dios.»

345 ¿La unión del espíritu y del cuerpo es definitiva desde el momento de la concepción? Durante este primer período, ¿podría el espíritu renunciar a habitar en aquel cuerpo?

«La unión es definitiva en el sentido de que otro espíritu no podría reemplazar al designado para aquel cuerpo; pero, como los lazos que a él le unen son muy débiles, fácilmente se rompen y pueden serlo por la voluntad del espíritu que retrocede ante la prueba que ha elegido; pero entonces no vive el niño.»

Leer másUnión del alma y del cuerpo

La paz comienza en nuestro interior

La revista Selecciones, de marzo de 1947, trae una pequeña historia bastante interesante. Se trata de la señora Ann Grace, que vive en una pequeña ciudad norteamericana. Cuenta la señora Ann que, durante muchos años, veía a los niños del vecindario jugando de soldados y bandidos; jugar a la guerra, como muchos chicos suelen hacer en nuestros días.

Ella tuvo la oportunidad de ver a esa generación crecer e ir a la Guerra. Y las voces y gritos de comando, que antes eran un juego, se convirtieron para ellos en una sangrienta realidad. Ahora la orden :»¡estás herido! ¡Ríndete!» Era de verdad. Pero, un cierto día cuando algunos chicos invadieron su jardín, persiguiéndose con sus ametralladoras de juguete, la Sra. Ann Grace, ya con 68 años de edad, los llamó y pidió que se le acercaran. Y cuando todos los niños se reunieron a su alrededor, les habló de la guerra, de las armas, de la locura de derramar sangre humano. Enalteció, después, a la paz y sus excelentes ventajas.

Leer másLa paz comienza en nuestro interior

Veneno

Corrosivo en el corazón, surgiendo de la unión entre la revuelta y el desánimo, tizna el manantial de la emotividad y sube a la cabeza en forma de nube. Y llegado al cerebro, transfigura el pensamiento en plasma sutil de lodo, perturbando la visión que se envuelve en clamoroso desequilibrio.

La víctima, de ese modo, no percibe más el bien que el Cielo esparce en todo, para ver sencillamente el mal que trae consigo, e imagina, con prisa, espinos y pantanos donde hay flores y bendiciones, ideando el crimen donde brilla la virtud.

Leer másVeneno

A la memoria de la Señora Condesa de Vallellano

¡Descansa en Paz, mujer! Ya tu gemido
no eleva triste su clamor al cielo…
Ya el dolor, que tu vida a consumido
lo cubre del sepulcro el denso velo.

Tu misión desgraciada se ha cumplido;
cesaron al morir tu afán, tu anhelo…
Tú reposas en tumba solitaria,
y yo elevo por ti santa plegaria.

Viajeros que cruzáis el nuevo mundo,
que el genio de Colón nos ha legado;
ese rico vergel grande y profundo
de propios y extranjeros admirado;

Leer másA la memoria de la Señora Condesa de Vallellano