Dios no desampara

«Y le di tiempo para que se arrepintiese de su prostitución y no se arrepintió.» – (Apocalipsis, 2:21.)

Si el Apocalipsis está repleto de símbolos profundos, eso no impide que vengamos a examinarle las expresiones, compatibles con nuestro entendimiento, extrayendo las lecciones susceptibles de ampliarnos el progreso espiritual. El versículo mencionado proporciona una idea de la generosidad del Altísimo, en la consideración de las fallas y defecciones de los hijos transgresores.

Mucha gente insiste por la rigidez e irrevocabilidad de las determinaciones de origen divino, entretanto, nos compete reconocer que los corazones inclinados a semejante interpretación, aún no consiguen analizar la esencia sublime del amor que apaga deudas obscuras y hace nacer un nuevo día en los horizontes del alma.

Leer másDios no desampara

Ante la siembra Espirita

“El Espiritismo, partiendo de las propias palabras del Cristo, como este partió de las de Moisés, es consecuencia directa de su doctrina.”

LA GÉNESIS – Capítulo 1º – Ítem 30.

En el campo espirita hay lugar para todas las modalidades de labor que se puedan imaginar, para quien desea alcanzar la paz con felicidad plena.

La gran aspiración de los primeros seguidores del Cristianismo naciente ahora se repite entre los adeptos del Espiritismo – el Cristianismo reinante. El espirita mantiene vida pública en inalterable actuación productiva.

Leer másAnte la siembra Espirita

Instante de la muerte

Allan Kardec, el Codificador del Espiritismo, preguntó a los Espíritus: ¿Cuál es el sentimiento que domina a la mayoría de los hombres en el momento de la muerte: la duda, el temor, o la esperanza? Los Benefactores respondieron: La duda, en los incrédulos; el temor, en los culpables; la esperanza, en los hombres de bien.

En todos los tiempos, el hombre se preocupó con su futuro para el Más Allá de la tumba y eso es muy natural. Cualquiera que sea la importancia que dé a la vida presente, no puede él dejar de considerar como es corta la vida. Y, sobre todo, precaria, pues a cada instante está sujeta a interrumpirse, ninguna certeza siéndole permitida acerca del día siguiente.

Leer másInstante de la muerte

Relaciones de ultratumba

274 Los diferentes órdenes de espíritus, ¿establecen entre sí jerarquía de poderes? ¿Existe entre ellos subordinaciones y autoridad?

«Sí, y muy grande. Unos espíritus ejercen sobre otros autoridad relativa a su superioridad por un ascendente moral irresistible.»

– Los espíritus inferiores, ¿pueden sustraerse a la autoridad de los que son superiores?

«Irresistible, hemos dicho.»

Leer másRelaciones de ultratumba

¡Qué situación la de España!

¡Qué situación la de mi general!
(De Francisfredo, Dux de Venecia)
¿Qué ha sido España de tus
grandezas?
¿Qué de tus hijos, aquel valor,
qué asombro dieron con sus proezas
Bernardo el Carpio y el Campeador?…

¿Qué de tus hombres, tus capitanes,
que nada hiciera retroceder?…
¿Murió la raza de los Guzmanes,
que un hijo dieron por no ceder?

Leer más¡Qué situación la de España!

El mundo y tu

“En el mundo de los Espíritus hay compensaciones para todas las virtudes, pero hay también penalidades para todas las faltas y, de estas, las que escaparon a las leyes de los hombres son infaliblemente alcanzadas por las de Dios.”

EL CIELO Y EL INFIERNO – 2ª parte – Capítulo 6º – Ítem 19.

(Comentarios – El Espíritu de Castenaudary).

Los ojos humedecen cuando meditas, considerando las pequeñas migajas que te adornan la existencia, como escasas concesiones que consigues disfrutar.

Leer másEl mundo y tu

Elección de las pruebas II

266 ¿No parece natural la elección de las pruebas menos penosas?

«A vosotros, sí; pero no al espíritu. Cuando está desprendido de la materia, cesa la ilusión y piensa de distinto modo.»

El hombre en la tierra y bajo la influencia de las ideas materiales, solo ve el aspecto penoso de las pruebas, y por esto le parece natural elegir aquellas que, a su modo de ver, pueden aliarse con los goces materiales; pero en la vida espiritual compara estos goces fugitivos y groseros con la inalterable felicidad que entrevé, y entonces ¿qué le son algunos sufrimientos pasajeros? En espíritu puede, pues, elegir la más ruda prueba, y, por lo tanto, la existencia más penosa con la esperanza de llegar más pronto a mejor estado, como el enfermo escoge con frecuencia el remedio más desagradable para curarse más pronto. El que desea unir su nombre al descubrimiento de un país desconocido, no escoge un camino sembrado de flores; sabe los peligros que corre; pero también la gloria que le espera, si tiene buen éxito.

Leer másElección de las pruebas II