Tapefobia

Lucas, 7:11-17

Cerca de diez kilómetros al sudeste de Nazaret, en la Galilea, existe aún hoy, casi en ruinas, la ciudad de Naim. El lugar entró hacia la historia cristiana gracias a un prodigio realizado por Jesús. Luego después del contacto con el centurión, el Maestro allí estuvo, en uno de sus acostumbrados viajes de divulgación de la Buena Nueva. Dos grupos se cruzaron: En una calle. Traía la Vida, se expresaba con buen ánimo, alegría, optimismo… Llegaba Jesús, acompañado de sus discípulos. El otro salía. Llevaba la muerte, marcada por la desolación y lágrimas. Partía el cortejo fúnebre del hijo único de una viuda. Jesús observó a la angustiada madre. Se compadeció de ella.

-No llores.

Agarrando el ataúd, haciendo parar el cortejo. Dirigiéndose al fallecido, le dice:

-Joven, yo te digo: ¡Levántate!

Leer másTapefobia

Conocimiento de la ley natural

619 ¿Dios ha dado a todos los hombres medios de conocer su ley?

«Todos pueden conocerla; pero no todos la comprenden. Los que mejor la comprenden son los hombres de bien y los que quieren buscarla. Todos no obstante, la conocerán un día, porque es preciso que se realice el progreso.»

La justicia de las diversas encarnaciones del hombre es consecuencia de este principio; porque a cada nueva existencia su inteligencia está más desarrollada, y comprende mejor lo bueno y lo malo. Si todo para el debiese efectuarse en una sola existencia, ¿cuál sería la suerte de tantos miles de seres que mueren cada día en el embrutecimiento del estado salvaje, o en las tinieblas de la ignorancia, no habiendo dependido de ellos el ilustrarse? (171-222)

Leer másConocimiento de la ley natural

Acción y reacción

Cotidianamente y en todas partes observamos situaciones y ocurrencias que nos parecen profundamente injustas. Al lado de la chabola donde hay tanto sufrimiento y miseria encontramos la suntuosa mansión, cuyos moradores se enriquecen con todo lo que el dinero y el prestigio pueden conseguir.

A cada instante, en los más diversos puntos de la tierra nacen niños saludables y otros enfermos, deformados, excepcionales y limitados; en cuanto una parte de la humanidad ya nace con inclinaciones buenas, dignas y honestas, otra demuestra desde la más temprana edad tendencias para el hurto, la mentira, la hipocresía, la crueldad, la perversidad etc.

Leer másAcción y reacción

Los café dramáticos

Hace algún tiempo que, para desdoro de las letras y baldón del Teatro Español, se han establecido en la corte los cafés dramáticos; estos están situados la mayor parte en barrios apartados, donde acude una sociedad extraña, que forma un cuadro de tan diversos y abigarrados colores, que no tiene un tinte determinado: el único matiz que más resalta, es la ignorancia y la estupidez. Son verdaderamente curiosas estas reuniones, donde reina una libertad de mal gusto, y donde se observan costumbres viciadas y de tristísima perspectiva para el porvenir.

¿Qué ejemplo de moralidad, qué nociones de ese pudor instintivo, recibirán las niñas que, no teniendo madres más que en el nombre, madres que no comprenden su verdadera misión en la tierra, las abandonan en medio de una multitud, cuyas palabras, las más veces, lastiman y ofenden por su forma y por su esencia? ¿Qué aprenderán, repetimos, estas desgraciadas criaturas en esas horas que debían consagrar al tranquilo sueño de la inocencia? ¡Pobres flores, marchitas por la atmósfera impura de los cafés! En tanto, las mujeres que llevan el nombre de madres se sitúan lo más cerca que pueden del escenario, y sostienen entretenida plática con los actores, regañando de vez en cuando a sus hijas porque alborotan demasiado…

Leer másLos café dramáticos

No te rindas

A veces no entiendes cómo la gente todavía puede sonreír en un mundo como éste. Caminas por las calles y no ves gracia en el movimiento de las personas que van y vienen, no encuentras alegría en la vivacidad de los niños y no te das cuenta de estas supuestas cosas buenas que tiene la vida. Las noticias hablan de conspiraciones, estafas, matanzas. Empeoran tasas de esto o aquello. Y estás seguro de que no vale la pena invertir ningún esfuerzo en esta vida.

También hay una especie de vacío dentro de ti. Un dolor en la boca del estómago o en los pulmones, una dificultad para respirar, a veces. No sabes de qué se trata. ¿Será que todo el mundo tiene esto? Estudias por obligación o trabajas sólo por el resultado financiero. Eso, porque necesitas comer, necesitas un lugar para vivir, comprar algunas cosas… pero a veces te preguntas si vale la pena luchar por eso. Hay momentos en que comes más de lo que necesitas, en otros momentos no comes durante muchas horas y te das cuenta de que realmente no lo necesitas. Incluso podrías vivir sin eso…

Leer másNo te rindas

Recuerdos de felicidad

Creemos que muchos, si no todos, recordamos ciertos momentos familiares. Sobre todo, los que marcaron nuestra infancia. ¿Con qué frecuencia nos levantamos en medio de la noche, despertando de un mal sueño o con el ruido de la tormenta en la ventana, y corrimos a la habitación de nuestros padres? Incluso antes de que ellos se dieran cuenta, saltamos en medio de ellos en busca de abrigo. Allí desaparecía el miedo, nos sentíamos protegidos. Casi siempre, poco después, uno de los hermanos hacía el mismo camino y también se amontonaba en la misma cama.

Leer másRecuerdos de felicidad

Caracteres de la ley natural

614 ¿Qué debe entenderse por ley natural?

«La ley natural es la ley de Dios y la única verdadera para la dicha del hombre. Le indica lo que debe hacer o dejar de hacer, y es desgraciado, porque de ella se separa.»

615 ¿Es eterna la ley de Dios?

«Es eterna e inmutable como el mismo Dios.»

616 ¿Ha podido Dios prescribir en una época a los hombres lo que les hubiese prohibido en otra?

«Dios no puede engañarse, y únicamente los hombres se ven obligados a cambiar sus leyes, porque son imperfectas; pero las de Dios son perfectas. La armonía que arregla al universo material y al moral está fundada en las leyes que Dios ha establecido para siempre.»

Leer másCaracteres de la ley natural

Corte eso

La existencia en la Tierra es comparable a una película que usted está protagonizando. El director es el intérprete se conjugan en usted mismo, porque el objetivo de la libre elección yace en sus manos, tanto como las imágenes de la película son creadas por sus propios pensamientos.

Atienda a sus encargos, tan bien como le sea posible.

Muchos episodios y trechos inconvenientes pueden ser evitados para que se le destaque la excelencia del trabajo: recuerdos amargos; ideas de venganza; resentimientos; desilusiones; perjuicios y fracasos; enfermedades y tristezas; irritación y amargura; condenación y queja; cólera e impaciencia; reclamaciones…

Leer másCorte eso

La luz de la oración

Siempre que sea posible báñate con la luz de la oración.

Haz espacios mentales y busca las fuentes de la vida, donde hallarás energías puras y paz.

Todos los santos y místicos que alteraron el ritmo moral de la Humanidad para mejorar, en Oriente como en Occidente, son unánimes en aconsejar la oración como el recurso más eficaz para preservarse o conquistarse la armonía íntima.

Jesús mantenía la convivencia amiga con los discípulos y el pueblo, sin embargo, reservaba momentos para conversar con Dios a través de la oración, exaltando la excelencia de esos coloquios sublimes.

Leer másLa luz de la oración

Metempsicosis

611 La comunidad de origen en el principio inteligente de los seres vivientes, ¿no es la consagración de la doctrina de la metempsicosis?

«Dos cosas pueden tener el mismo origen y más adelante pueden no parecerse en nada. ¿Quién reconocería el árbol con sus hojas, flores y frutos en el germen informe, contenido en la simiente de donde ha salido? Desde el momento en que el principio inteligente logra el grado necesario para ser espíritu y entrar en el período de la Humanidad, cesa de tener relación con su estado primitivo y deja de ser el alma de la bestia, como el árbol la simiente. No le resta al hombre del animal más que el cuerpo, y las pasiones que nacen de la influencia de este y del instinto de conservación inherente a la materia. No puede, pues, decirse que tal hombre es la encarnación del espíritu de tal animal, y por consiguiente, la metempsicosis, tal como se entiende, no es exacta.»

Leer másMetempsicosis

Cuestión moderna

Los cuatro mensajeros de la Esfera Superior, antes de la venida a la Tierra en misión educadora y reconfortante, oyeron claramente las palabras del sabio orientador que los dirigía:

– Hijos, guardareis en todo y con todos, la nobleza de nuestros principios. Donde estuvierais, habilitaos a hablar con seguridad y a extender las manos limpias, a fin de ayudar. Defended la simplicidad y la pureza de la doctrina renovadora de la cual sois emisarios. ¡No la manchéis con innovaciones que se le hagan incompatibles con la esencia de la luz! No mezcléis el trigo con la cizaña, ni la mentira con la verdad… ¡En toda circunstancia, recordad que sois enviados a servir!…

Leer másCuestión moderna