La muerte no existe

Queridos hermanos: La muerte nunca debiera ser una sorpresa para ningún habitante de la Tierra, ni para los que la abandonan ni para aquellos que se quedan en ella, si se tuviera un conocimiento cierto, de que la muerte no existe y de que simplemente es un cambio de lugar para el espíritu. Este abandona su cuerpo inerte porque ha terminado la presente etapa y debe reingresar al plano espiritual.

Si se supiera que la vida continua siempre, que las existencias en este planeta o en otros, no son más que etapas que el espíritu tiene que recorrer en el camino de su evolución, para crecer y engrandecerse, si se conociera todo esto hermanos, cuán distinto sería dar este paso, tanto para los que se van como por los que se quedan.

Si los seres que permanecen en la Tierra comprendiesen la verdad de esta situación, sabrían que es sólo una separación momentánea, que sus seres queridos, pueden casi al mismo tiempo, estar a su lado dándoles amor, ánimos y consuelo; eso sí hermanos, siempre y cuando que el espíritu desencarnado, supiera cuál es su actual situación, con el fin de no tener que pasar un indeterminado tiempo sufriendo en la oscuridad, sin saber a donde dirigirse. Seguir leyendo “La muerte no existe”

Heroísmo maternal

Fue en diciembre de 1944 que todo empezó. Camiones llegaron al campo de concentración de Bergen-Belsen y desembarcaron 54 niños. El mayor tenía 14 años y había muchos bebecitos. En el alojamiento de las mujeres, Luba Gercak dormía. Despertó a su vecina de litera y le preguntó: ¿Estás escuchando? Es llanto de niños. La otra le dijo que volviera a dormirse. Ella debía estar soñando. Todos conocían la historia de Luba. Aún adolescente se casó con un carpintero y tuvieron un hijo, Isaac. Cuando llegó la guerra, los nazis le arrancaron de los brazos el hijo de tres años y lo pusieron en un camión, junto con otros niños y ancianos. Todos inútiles para el trabajo y, por lo tanto, con un destino cierto: la cámara de gas.

Un poco más tarde, ella pudo ver otro camión arrastrando el cuerpo, sin vida, del marido. En el primer momento, había desistido de vivir. Después la fe le visitó el alma y Luba vislumbró que Dios esperaba mucho más de ella. Entonces, pasó a ser voluntaria en las enfermerías. Ahora, Luba oía el llanto de niños. ¿Quiénes serían? Abrió la puerta del alojamiento y vio niños, niñas, bebecitos apiñados, llorando en medio del campo. Seguir leyendo “Heroísmo maternal”

Los mundos habitados

¿Están habitados todos los mundos que circulan en el espacio?.

¡Si! y el hombre de la Tierra está muy lejos de ser el primero en inteligencia, en bondad y en perfección como él presume. Sin embargo hay hombres que se creen bastante autorizados para aseverar que este pequeño globo es el único que tiene el privilegio exclusivo de ser habitado por seres racionales. ¡Que orgullo y que vanidad! Creen que Dios ha creado el Universo para ellos solos. Dios ha poblado los mundos de seres vivientes, que concurren todos al objeto final de la providencia. Creer que los seres vivientes están limitados al punto del Universo que habitamos, sería poner en duda la sabiduría de Dios que nada ha hecho inútil. A estos mundos les ha debido designar un fin más serio que el de recrear nuestras vistas, por otra parte, nada, ni la posición ni el volumen, ni la constitución física de la Tierra, pueden hacer suponer razonablemente que tenga privilegio de estar habitada con exclusión de tantos millares de mundos semejantes. Seguir leyendo “Los mundos habitados”

La esperanza, la fe

La esperanza, la fe,
son palabras elevadas,
que nos hacen crecer.
Nos acerca a nuestro Padre,
y por eso hay que creer.
Padre mío, cada día te quiero más,
la esperanza y la fe me hacen luchar ,
para que se haga tu voluntad.
Tu eres como un maestro amoroso,
y un Padre sin igual,
te quiero tanto padre mío,
que solo te quiero abrazar. Seguir leyendo “La esperanza, la fe”

Hay niños que tienen miedos inexplicables

Sin que nadie los haya asustado con figuras monstruosas, con la oscuridad o con que se ahogan, ellas demuestran temer la oscuridad, el mar, el río, las armas. Se les ponen los pelos de punta y corren a la falda de los padres, o se quedan paradas, llorando alto, frente a determinadas situaciones. Hay incluso bebitos que duermen tranquilos en la falda materna. La madre los acuesta en la cunita, los besa dulcemente y los cubre, llena de cariño. Sin embargo, cuando se retira de la habitación y apaga a luz, ellos se despiertan gritando, con tremendo pavor, y demoran para calmarse posteriormente.

Algunos niños tienen dificultades con la oscuridad. No consiguen entrar en un lugar que esté oscuro, incluso acompañados. Registran su desagrado agarrándose a las manos de quien esté con ellos y así mismo, lloran, y piden con insistencia para que enciendan la luz. Algunos padres, con el deseo que sus hijos crezcan sin miedos, los obligan a enfrentar tales situaciones, llamándolos de maricas, bobos y otros adjetivos aún más infelices. Obligan al hijo a entrar en una habitación oscura para buscar y recoger algún objeto, adrede, y se enfurecen si el niño llora, grita y no hace lo que le han pedido. Seguir leyendo “Hay niños que tienen miedos inexplicables”

Jeremías y los falsos profetas

11. Esto dice el Señor de los ejércitos: no queráis oír las palabras de los profetas que os profetizan y os engañan: “hablan visión de su corazón”, no de la boca del Señor: – Dicen a aquellos que me blasfeman: El Señor dijo: paz tendréis; y a todo el que anda en la perversidad de su corazón, dijeron: No os vendrá mal. – ¿Mas quién asistió al consejo del Señor, que vio y oyó lo que dijo? “Yo no enviaba estos profetas, y ellos corrían; no les hablaba y ellos profetizaban”. – He oído lo que dijeron los profetas que en mi nombre profetizan mentira y dicen: He soñado, he soñado. – ¿Hasta cuándo será esto en el corazón de los profetas, que vaticinan mentira, y que profetizan engaños de su corazón? – Pues si te preguntare este pueblo, o un profeta, o un sacerdote diciendo: ¿Cuál es la carga del Señor? Les dirás: Vosotros sois la carga y yo os arrojaré, dice el Señor. (Jeremías, capítulo XXIII, v. 16, 17, 18, 21, 25, 26 y 33).

Voy a hablaros sobre este pasaje del profeta Jeremías, amigos míos. Dios, hablando por su boca, dijo: “Hablan visión de su corazón”. Estas palabras indican claramente que ya en aquella época los charlatanes y los exaltados abusaban del don de profecía y lo explotaban. Abusaban, por consiguiente, de la fe sencilla y casi ciega del pueblo, “profetizando por el dinero” las cosas buenas y agradables. Seguir leyendo “Jeremías y los falsos profetas”

Autorrealización del adolescente a través del amor

El amor es siempre el alimento esencial de la vida. En todos los periodos de la existencia física y espiritual de la criatura humana, constituye el estímulo y la sustentación de los objetivos ennoblecedores, facultando alegría y proponiendo metas elevadas para ser alcanzadas.

En la infancia y en la adolescencia, representa el más valioso vehículo de ayuda al desarrollo del ser en formación. Su poderoso impulso da la vida significado y, en ese periodo inicial de la existencia planetaria, es responsable por el equilibrio del desarrollo emocional y vital.

Aunque se sepa que en un cuerpo joven se encuentra un Espíritu maduro o iniciante en las actividades de la evolución, en cada reencarnación o adormecimiento de sus potencialidades psíquicas y emocionales le proporciona el despertar del Dios interno que en él tiene, bien como de los inagotables recursos que proceden del Creador y deben encontrar campo para desarrollarse. Seguir leyendo “Autorrealización del adolescente a través del amor”

Colaboración

En su condición de movimiento renovador de las conciencias, la Nueva Revelación viene a despertar al hombre para que ocupe el lugar determinado que la Providencia le confiere, y lo esclarece por sobre todo acerca de que el egoísmo, hijo de la ignorancia y responsable de los desvaríos del alma, es una peligrosa ilusión. Nos trae la llave de los principios religiosos, viene a impulsarnos a que respetemos las leyes más simples de la vida, así como nos revela la obligación de colaborar a la que no conseguiremos huir.

La vida, pródiga de sabiduría en todas partes, nos demuestra el principio de cooperación en todos sus planos.

El gusano enriquece la tierra y la tierra sustenta al gusano.

El manantial auxilia a los árboles y los árboles conservan el manantial.

El suelo ampara a la simiente y la simiente valoriza al suelo. Seguir leyendo “Colaboración”

Vida y Valores (La educación)

Incontestablemente, la educación es fundamental para nuestra vida en el mundo. Casi siempre nos referimos a la educación de una manera muy subjetiva, como si educación fuese algo transcendente. Sin embargo, tenemos que darnos cuenta de que podemos distribuir la educación en varios compartimentos. Todo aquello que representa una modificación en nuestros hábitos, en nuestras posturas, en nuestra cultura, todo aquello que nos renueva de alguna manera, lo llamamos de educación.

Educar, sin duda, es el arte de moldar el carácter, de forjar el carácter, de construirlo. Y, de esa manera, educación tiene mil caras. Podemos decirnos personas educadas, cuando sabemos conversar, dejamos que el otro hable, esperamos nuestro momento, sin prohibir, sin interrumpir, sin gritar, sin vociferar, sin desear que nuestra palabra sea la última y definitiva. Esto representará una educación dialogal. Sabemos dialogar. Seguir leyendo “Vida y Valores (La educación)”

Salud es trabajar

A lo largo de su luminosa trayectoria, Chico experimento innúmeros problemas de salud, sin permitir que los males físicos lo imposibilitaran. Indagado, en cierto hecho, si en algún momento sintió impaciencia o rebeldía, explicó:

-No sufro tanto así, porque la ciencia médica está bastante avanzada. Tengo, por ejemplo, un proceso de catarata inoperable y desde hace décadas hago la medicación en mis ojos, con mucha calma, porque considero, conforme me enseñó Emmanuel, que la posibilidad de ver ya es un privilegio.

Notable postura, ¿no es así, lector amigo? Un convite a la reflexión en torno de males que no nos afligirán tanto, si no los imaginásemos capaces de paralizar nuestras iniciativas y descolorear nuestra existencia. La forma como el mentor espiritual le sedimentó esa convicción es bastante pintoresca.

Cierto hecho, luchando por vencer un proceso hemorrágico en el ojo derecho, Chico dejó de participar en los trabajos mediúmnicos por dos días. Emmanuel vino a verlo. Seguir leyendo “Salud es trabajar”

Navegación de entradas

1 2 3 4 461 462 463
Volver arriba