Juventud y evolución

“Exhorta así mismo a los jóvenes a que sean prudentes”

Anteriormente, delineamos el clima de inseguridades en que vivimos, reafirmando así, a la Tierra, en su humilde condición de orbe expiatorio y regenerativo. De mundo atrasado, en donde las almas equivocadas rescatan viejos compromisos, aumentados, generalmente, por pesados punitorios. El desajuste universal; el clima saturado de vibraciones inferiores, la tendencia al negativismo, todo esto se entremezcla allí, ineludible y establecido, convocando a los hombres de buena voluntad para las alegrías de la tarea noble, del servicio edificante. Hagamos pues, de Jesús, el depositario infalible de nuestras esperanzas, el Guía Real de la Humanidad, el Orientador por Excelencia.

Leer másJuventud y evolución

104 Octava clase. ESPÍRITUS DE FALSA INSTRUCCIÓN.

– Tienen conocimientos bastante vastos; pero creen saber más de lo que realmente saben. Habiendo progresado algo en diversos sentidos, su lenguaje tiene cierto carácter grave que puede engañar acerca de su capacidad y ciencia; pero no pasa de ser, con frecuencia, reflejo de las preocupaciones y de las ideas sistemáticas de la vida terrestre, una mezcla de verdades y errores absurdos, a cuyo través se descubren la presunción, el orgullo, los celos y la terquedad de que no han podido emanciparse.

Allan Kardec

Leer más104 Octava clase. ESPÍRITUS DE FALSA INSTRUCCIÓN.

103 Novena clase. ESPÍRITUS LIGEROS.

– Son ignorantes, malignos, inconsecuentes y burlones, y en todo se entrometen, y responden pequeños pesares y alegrías, en chismear, en inducir maliciosamente al error por medio de engaños y de hacer travesuras. A esta clase pertenecen los espíritus llamados vulgarmente duendes, trasgos, gnomos y diablillos, todos los cuales dependen de los espíritus superiores, que frecuentemente les ocupan, como nosotros a nuestros criados.

En las comunicaciones con los hombres, su lenguaje es a veces ingenioso, y chistoso, pero casi siempre superficial, y aprovechan las extravagancias y las ridiculeces que exponen en frases mordaces y satíricas. Cuando usurpan algún nombre, lo hacen más por malicia que por perversidad.

Leer más103 Novena clase. ESPÍRITUS LIGEROS.

Convocatoria y elección

Sin flor no hay semilla. Pero si la flor prepara, sólo la semilla permanece.

Sin instrucción, la máquina es una incógnita. Pero si la instrucción avisa, sólo la máquina produce.

Sin convicción, la actitud no aparece. Pero si la convicción indica, sólo la actitud define.

Sin programa, el trabajo se desordena. Pero si el programa sugiere, sólo el trabajo realiza.

Leer másConvocatoria y elección

A S. M. La Reina Dª Isabel II

Dejé, señora, mis paternos lares
en pos de vuestro auxilio soberano.
Dicen que consoláis grandes pesares
y que el llamaros madre no es en vano;

Dicen que la vida en los azares
tendéis al pobre bienhechora mano.
Dicen noble señora castellana,
que más que reina sois… Reina cristiana.

Yo Isabel en la tierra soy cual hoja
que lleva el viento en su inconsciente giro;
no hay quien mi llanto y mi dolor recoja.
¡Ni un eco que repita mi suspiro!

Leer másA S. M. La Reina Dª Isabel II

Revelaciones

1- Una crítica que se hace a la reencarnación es sobre las llamadas revelaciones. Nadie es informado de que fue remador o un humilde operario. Generalmente todos fueron personas importantes…

La Doctrina Espírita no tiene por objetivo descubrir nuestras personalidades anteriores. Esas supuestas revelaciones quedan por cuenta de personas que les gusta incentivar la vanidad de los incautos.

2- ¿Por qué hacen eso?

Para ganar su confianza. Nadie está dispuesto a aceptar que fue un don nadie. Es más animador, quedaremos impresionados, si nos dijeran que fuimos rey de Francia.

Leer másRevelaciones

102 Décima clase. ESPÍRITUS IMPUROS

– Son propensos al mal y lo hacen objeto de sus maquinaciones. Como espíritus dan consejos pérfidos; promueven la discordia y la desconfianza, y, para engañar mejor, toman todas las apariencias. Se apoderan de los caracteres bastante débiles para seguir sus excitaciones, a fin de arrastrarles a su perdición, y están satisfechos cuando consiguen retardar su progreso, haciéndoles sucumbir en las pruebas que sufren.

En las manifestaciones se les conoce por su lenguaje, pues la trivialidad y la bajeza de las expresiones, así en los espíritus, como en los hombres, es siempre indicio de inferioridad moral, sino intelectual. Sus comunicaciones descubren la bajeza de sus inclinaciones, y si intentan desorientar hablando sensatamente, no pueden sostener el ardid por mucho tiempo y concluyen por poner claro su origen. Ciertos pueblos los han considerado como divinidades maléficas, y otros los designan como los nombres de demonios, genios malos y espíritus del mal.

Leer más102 Décima clase. ESPÍRITUS IMPUROS

Guerras y conflictos

Pregunta – La humanidad cada vez se materializa más. Pero existen algunas paradojas. Mientras es cada vez mayor el número de adeptos a sectas y religiones que usan al demonio para llegar a Dios y el islamismo es cada vez más radical, en el catolicismo y en el espiritismo parece haber un reflujo. ¿Por qué?

R – En realidad, vivimos momentos de transformaciones históricas muy graves, porque el hombre moderno, que logró de la ciencia y de la tecnología alargar los horizontes del mundo y penetrar en las micropartículas, no consiguió encontrar la paz. Pero en realidad nunca hubo tanta fe y tanto amor como en los días actuales. Sucede que los vehículos de los medios de comunicación, por un proceso natural de información, traen a nuestro conocimiento noticias impactantes y ellas casi siempre son de tragedia, de aberración, dándonos un paisaje que no corresponde a la realidad. Vemos, también, que, si las doctrinas nuevas están reuniendo multitudes, los centros espíritas y las iglesias católicas están hasta los topes de fieles buscando respuestas. Creemos que — pasado ese entusiasmo inicial de los que desean el reino de los cielos comprando a Dios en la Tierra o huyen hacia Dios huyendo de su antípoda, Satanás — las personas despertarán, como ya viene ocurriendo, hacia la gran realidad de sí mismas que es su autoconocimiento, la transformación a mejor y la adopción de los postulados que Jesús nos enseñó: el amor, el auto-amor y la caridad.

Leer másGuerras y conflictos

Revelación y reencarnación

“En efecto, este recuerdo tiene inconvenientes muy graves.”  

EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO Capítulo 5º – Ítem 11.

Se generaliza entre los partidarios menos avisados del Reencarnacionismo la falsa creencia de que, en vidas pasadas, vestían ropajes que se destacaban en el primer plano, en el mentiroso mundo del poder y de la fama.

Muchos dicen recordar los atavíos de viejas Cortes donde eran amados y solicitados, e intentaban mantener gestos y hábitos, que serían remanentes de tales existencias…

Reyes y reinas, príncipes y princesas, nobles y miembros de viejos linajes, pueden, fácilmente, ser encontrados entre ellos…

Leer másRevelación y reencarnación

Tercer orden. – Espíritus imperfectos

101 Caracteres generales. – Predominio de la materia sobre el espíritu, propensión al mal, ignorancia, orgullo, egoísmo y todas las malas pasiones que de él derivan. Tienen intuición de Dios; pero no lo comprenden. Todos no son esencialmente malos y en algunos abunda más la ligereza, la inconsecuencia y la malicia que la verdadera perversidad. Unos no hacen bien ni mal; pero por lo mismo que no practican el bien, demuestran su inferioridad. Otros, por el contrario, se complacen en el mal, y están satisfechos cuando hallan ocasión de hacerlo.

Pueden reunir la inteligencia a la perversidad y a la malicia; pero, cualquiera que sea su desarrollo intelectual, sus ideas son poco elevadas y sus sentimientos más o menos abyectos. Sus conocimientos sobre las cosas del mundo espiritista son limitados, y lo poco que de ella saben lo confunden con las ideas y preocupaciones de la vida corporal, no pudiendo darnos sobre el particular más que nociones falsas e incompletas; pero el observador atento encuentra con frecuencia en sus comunicaciones, aún imperfectas, confirmadas las grandes verdades que nos enseñan los espíritus superiores.

Leer másTercer orden. – Espíritus imperfectos

Cuerpo

Al margen de las digresiones científicas – puesto que los usuales libros técnicos sobre educación son suficientemente esclarecedores, en lo concerniente al aspecto exterior del cuerpo humano -, recordaremos que el Espíritu, inquilino de la casa física, es quien preside su formación y su sustentación, en forma consciente o inconsciente, desde la primera hora de la organización fetal, si bien a menudo lo hace con la asistencia protectora de Mensajeros de la Providencia Divina.

Como trae consigo la suma de los reflejos buenos y no tan buenos, en concordancia con la cosecha de méritos y perjuicios que sembró para sí mismo en el suelo del tiempo, el Espíritu incorpora a los moldes reducidos de su ser las células del equipaje humano, y las asocia a su propia vida a partir de la vesícula germinativa. Amparado en el seno materno, su cuerpo se estructura mediante las células referidas a medida que éstas se multiplican alrededor de la matriz espiritual, del mismo modo que la limadura de hierro lo hace sobre un imán, y forman al principio las láminas blastodérmicas de las cuales deriva el tubo intestinal, el tubo neural, el tejido cutáneo, los huesos, los músculos, los vasos.

Leer másCuerpo