Las maravillas del mundo

Un grupo de estudiantes de geografía estudiaba sobre las siete maravillas del mundo. Al final de la clase, se les pidió que hicieran una lista de lo que pensaban que se consideraban las siete maravillas actuales del mundo. Aunque con cierto desacuerdo, la votación giró en torno a las Pirámides de Egipto, el Taj Mahal, el Gran Cañón, el Canal de Panamá, el Empire State Building, la Basílica de San Pedro y la Gran Muralla China.

Al recoger los votos, el maestro observó que una alumna estaba muy callada y que ni siquiera aún había dado vuelta a su hoja. Intrigado, le preguntó si estaba teniendo problemas con su lista. Sí, respondió ella. No puedo hacer mi lista porque hay muchas maravillas en el mundo.

Leer másLas maravillas del mundo

Obsesión y desobsesión

“(…) Los que ocasionan perturbaciones no se encuentran solamente en medio de ellas (de las Sociedades y de las reuniones), sino también en el mundo invisible. Así como hay Espíritus protectores de las asociaciones, de las ciudades y de los pueblos, los Espíritus malhechores se unen a los grupos, del mismo modo que los Individuos. Se unen, primeramente, a los más débiles, a los más accesibles, procurando hacerlos sus Instrumentos y gradualmente van envolviendo los conjuntos, por eso es que tanto más placer maligno experimentan, cuanto mayor es el número de los que caen bajo el yugo.

(El Libro de los Médiums, Allan Kardec, ítem 340.)

Leer másObsesión y desobsesión

Melancolía

“Los malos espíritus pululan sobre la tierra a causa de la inferioridad moral de sus habitantes: su acción maléfica es causa en parte de las miserias a que la humanidad está sujeta.

LA GÉNESIS – Capítulo 14º – Ítem 45.

Expulsa la melancolía de tu alma, ese huésped insistente que te envuelve en el dosel de mil amarguras, murmurando desanimo e inquietud.

Nadie está a solas en su dolor.

Leer másMelancolía

Olvido del pasado

392 ¿Por qué pierde el espíritu encarnado el recuerdo de su pasado?

«El hombre no puede ni debe saberlo todo, y así lo quiere Dios en su sabiduría. A no ser por el velo que le oculta ciertas cosas, el hombre sería deslumbrado, como el que pasa sin transición de la obscuridad a la luz. Gracias al olvido del pasado, es más el mismo.»

393 ¿Cómo puede ser responsable el hombre de actos y redimir faltas de cuyo recuerdo carece? ¿Cómo puede servirse de la experiencia adquirida en existencias olvidadas? Se concebiría que las tribulaciones de la vida le sirviesen de lección, si recordase lo que pudo inducirle a ellas; pero desde el momento que no lo recuerda, cada existencia le viene a ser como la primera, lo que equivale a tener que empezar siempre. ¿Cómo se concilia esto con la justicia de Dios?

Leer másOlvido del pasado

Los campos del infierno

Usted, lector paciente que fue capaz de acompañarme hasta aquí, tal vez esté pensando:

Ese tío no sabe nada, habla del perdón, trabajo, fraternidad, oración, sin tener noción de lo que es nuestra vida aquí, de las miserias que enfrentamos, del infierno que vivimos.

Si, después de haber leído todo lo que escribí, usted aun piensa así, le pido perdonar mi incompetencia. No fui capaz de transmitir algunas ideas que le darían mayor tranquilidad mejorando su vida en la prisión. Pero debo decirle que, si usted se juzga en una situación muy difícil, en que no hay lugar para la esperanza, conozca la historia de un grupo de personas que vivieron una experiencia mucho peor, en un verdadero infierno, y consiguieron sobrevivir, más que eso: Consiguieron conservar su integridad como seres humanos. Esas personas no poseían todo el conocimiento que busqué transmitir en estas páginas, pero sabían lo más importante, como usted verá en las próximas páginas.

Leer másLos campos del infierno

Ante el sexo y el amor

“A medida que el espíritu progresa moralmente, se desmaterializa, es decir que, sustrayéndose a la influencia de la materia, se depura, su vida se espiritualiza, sus facultades y sus percepciones se extienden, y su felicidad está en razón del progreso cumplido. Pero como obra en virtud de su libre albedrío, puede retardar su adelantamiento por negligencia o mala voluntad; en este caso prolonga por consecuencia la duración de sus encarnaciones materiales, las cuales son entonces para él un castigo, puesto que por la culpa suya queda en las clases inferiores, obligado a empezar de nuevo la misma tarea. Depende, pues, del espíritu abreviar por su trabajo de depuración sobre sí mismo, la duración del período de las encarnaciones.”

LA GÉNESIS Capítulo 11º – Ítem 26

Leer másAnte el sexo y el amor

Riqueza y pobreza

¿Cuál es la solución para las dramáticas diferencias económicas y sociales que asolan nuestro planeta?

En nuestro mundo Tierra las desigualdades sociales y el desigual reparto de la riqueza son evidentes. Al lado del lujo más desmedido coexisten situaciones de miseria y marginalidad. Incluso en las sociedades desarrolladas, y aun en el seno de los países más prósperos e industriales, existen grandes bolsas de pobreza, por lo que podemos afirmar que ésta no es patrimonio exclusivo de las culturas o estados subdesarrollados. Como tampoco las élites más ricas y poderosas existen sólo en los países más poderosos, ya que en cualquier país subdesarrollado existen minorías que nadan en la abundancia. Es más, cuanto más deprimente es el estado de desarrollo de un país, y más hambre pasa el pueblo llano, más lujo y ostentación detentan las minorías dirigentes, en un contraste brutal que repugna a la razón y al buen sentido. Muchos estados del sureste asiático son ejemplo de ello, popularizando la frase «lujo asiático» para describir la ostentación de las riquezas en grado superlativo. Tengamos muy en cuenta, tal como nos demuestra la Ciencia Espirita, que la desigualdad de las condiciones sociales es obra del hombre, y no Dios.

Leer másRiqueza y pobreza

Simpatías y antipatías terrestres

386 Dos seres que se han conocido y amado, ¿pueden volverse a encontrar en una nueva existencia corporal y reconocerse?

«Reconocerse, no; pero sentirse atraídos el uno al otro, sí, y a menudo las relaciones íntimas, fundadas en un afecto sincero, no reconocen otra causa. Dos seres son aproximados por circunstancias fortuitas en apariencia; pero no se debe a la atracción de dos espíritus que se buscan por entre la multitud.»

– ¿No les sería más agradable reconocerse?

«No siempre. El recuerdo de las existencias pasadas tendría inconvenientes más grandes de lo que creéis. Después de la muerte se reconocerán y sabrán el tiempo que han pasado juntos.» (392)

Leer másSimpatías y antipatías terrestres

La siembra y la cosecha

Las ideas que intento pasar en estas páginas demuestran que todos nosotros estamos sujetos a un mecanismo de Causa y Efecto, sustentado por Dios.

Preguntará usted:

¿Qué es eso?

Es fácil entender. Causa y Efecto es un principio según el cual toda acción tiene una reacción correspondiente.

Lanza una pelota a la pared. Ella golpea y vuelve para mí.

Leer másLa siembra y la cosecha